Seguramente, todo viajero en la antigüedad habrá tenido como meta conocer alguna de estas Maravillas del Mundo. Así que les proponemos un viaje que nos llevará por la mitología y la realidad, desde el pasado hasta nuestros días.

Se menciona mucho a las siete Maravillas del Mundo Antiguo, pero no siempre tenemos presente cuáles son ni sus características. En este artículo Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo les vamos a contar cuáles son, cómo se seleccionaron y sus principales características.

Historia de las siete Maravillas del mundo

Posiblemente, lo primero que se les ocurra sea cómo se confeccionó esta lista. Bien, según nuestra investigación, no se sabe con seguridad quién hizo la primera selección de los monumentos, pero todo apunta al poeta Calímaco de Cirene, autor del libro “Sobre las maravillas de todas las clases reunidas por lugares”.

Luego, Antípatro de Sidón, que se considera actualmente la fuente principal, nos deja una descripción sobre estos lugares emblemáticos:

He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enorme obra de las altas Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando ví la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: “Salvo desde el Olimpo, el Sol nunca pareció jamás tan grande”

Antípatro de Sidón

También encontramos a Gregorio Nazianzeno, el Teólogo, quien en su tratado “Siete espectáculos del mundo” describe:

A la Tebas egipcia, con sus múltiples templos; los muros de Babilonia, que protegían una codiciada ciudad, el sepulcro de Mausolo; el conjunto de pirámides, el coloso de Rodas, el capitolio de Roma y el monumento de Adriano.

Gregorio Nazianzeno

Durante la Edad Media encontramos textos que mencionaron treinta maravillas del mundo, como el texto que se lee en el Codex Vaticanus 989 (del año 1300). En el Renacimiento, la influencia clásica sostuvo el número de siete, defendido por Ángelo Poliziano en el siglo XV.

En el siglo XIX se publicó en Francia una colección de libros que recibió el nombre de “Biblioteca de maravillas”, entre los cuales se destaca Las maravillas de la arquitectura” (1865) de André Lefevre, que incluyó edificios celtas, micénicos, judíos, asirios, pérsicos e indios: desde los monolitos de Carnac, pasando por la Puerta de los leones o Tebas hasta los templos de Shiva.

Cuáles son las siete Maravillas del Mundo Antiguo

Finalmente la lista de las siete Maravillas del Mundo que nos llegó a nuestros días está integrada por las siguientes obras

Los Jardines Colgantes de Babilonia

Complejo de Babilonia

El complejo arquitectónico de la ciudad de Babilonia incluía el Esagila o templo de Marduk, cuyas medidas eran asombrosas, tenía 85,80 mts. x 79,30 mts. y contaba con accesos desde los cuatro lados.

A orillas del río Éufrates, este espacio, destruido y construido en sucesivas oportunidades ocupaba una superficie de 250.000 m2.La estatua de Marduk, hecha en oro, se perdió como la del dios Zeuz de Olimpia, y solo nos quedan los retratos de un dios con barba que tiene a sus pies un dragón invencible.

Hasta el momento, ha sido imposible localizar a este complejo o explicar cómo eran irrigadas las plantas que poseía. Se sabe que el jardín lo construyó el rey Nabucodonosor para que su esposa Amitis se distrajera y formaba parte del colosal palacio con un salón que medía 52 x 17 mts.

Como algunos testimonios podemos mencionar al geógrafo Estrabón que destacó

Consta de terrazas abovedadas alzadas unas sobre otras que descansan sobre pilares cúbicos. Éstas son ahuecadas y rellenas con tierra para permitir la plantación de árboles de gran tamaño. Los pilares, las bóvedas y las terrazas están construidos con ladrillo cocido y asfalto.

Filón de Bizancio escribió

El llamado Jardín colgante, al tener las plantas suspendidas, se cultiva en el aire, pues, con las raíces de los árboles en alto, cubre como un techo la tierra del labor. Debajo se alzan columnas de piedra y todo el espacio que hay en el suelo está ocupado por pilares. De vigas sirven palmeras separadas, pero que dejan entre sí un intervalo muy estrecho. Es éste el único tronco que no se pudre. Además, mojado y oprimido con peso, se curva hacia arriba y nutre las germinaciones de las raíces. Es un capricho del arte, lujoso y regio, y casi del todo forzado por el trabajo de cultivar plantas suspendidas sobre la cabeza de los espectadores.

Las terrazas incluían árboles como cipreses, cedros, almendros, álamos, ébanos, palmeras y robles, y separados estaban delicias de plantas como higueras, membrillos, perales y manzanos.

Los Jardines Colgantes de Babilonia en la actualidad

De los Jardines Colgantes de Babilonia no se conocen ruinas; decenas de expediciones los han buscado en vano en las proximidades de la villa Al Hilla en Iraq. En la imaginación occidental este jardín se enlaza con el mito del Jardín del Edén y el Oriente exótico, como puede verse en el grabado del SXV de Maarten van Heemskerck.

El Templo de Artemisa en Efeso

Otra de las Maravillas del Mundo Antiguo es el Templo de Artemisa. La construcción del Artemision, templo de Artemisa (o Diana), solo fue posible cuando el rey Creso de Lidia, hacia el 550 AC, ofreció los recursos necesarios para sus costosas columnas y concluyó, según Plino el Viejo, ciento veinte años después. El historiador  Jodranés creía que las amazonas habían sido las gestoras del templo.

Se estima que existió un santuario dedicado a la diosa antes del mismo templo alrededor del 800 AC. en la playa del golfo próximo, probablemente relacionado con la devoción local por la diosa Cibeles.

Hacia el año 356 AC. el año del nacimiento de Alejando Magno, el templo se incendió intencionalmente. El edificio, reconstruido, volvió a ser asaltado y arruinado hacia el 262.

Efeso

Efeso estuvo bajo dominio lidio, persa, romano, bizantino y otomano (1425-1863). Justiniano I embelleció sus calles y estructuras. Refundada en la etapa helenística, fue un centro comercial entre Oriente y Occidente, pero también sede de dos concilios de la Iglesia en la Basílica de la Virgen. La iglesia de San Juan fue construida con bloques del templo de Artemisa y el 30 de enero de 1375 se enunció el fin de los trabajos de la mezquita de Isa Bey, donde se usaron también bloques del templo y se consolidó un nuevo asentamiento llamado Ayasuluk.

La estatua de Zeus en Olimpia

En Elis, junto al río Alfeo y a la montaña de Cronión, se erigió el santuario de Olimpia. El prestigio de esta ciudad de culto era enorme debido a su posición estratégica y porque se convirtió desde el 776 AC en la sede de los juegos olímpicos.

En el centro del ágora estaba el templo de Zeus; allí podía admirarse la estatua del padre de los dioses. Existían otras 39 construcciones vecinas, como el templo de Hera y el Pritaneo. Se contaban 3900 estatuas de bronce, plata y oro. Las comodidades aumentaron gracias a las casas para huéspedes y baños. Del Altis procedían las ramas de olivo que se usaban en las coronas y que servían como perfumes.

La estatua de Zeus

El mayor espectáculo era el Templo de Zeus, construido entre 470-456 AC con mármol pario con dos frontones, el oriental representaba a Zeus y una sucesión de figuras planificadas como los dos carros de combate de Pélope y Enomao; el occidental mostraba al dios Apolo en el centro y a los lados los centauros y los lapitas en plena lucha.

La estatua de Zeus, que tanto impresionó, la realizó el escultor Fidias de Atenas (465-425 AC) inspirado por un verso de Homero. La escultura, de oro y marfil, con núcleo de madera, alcanzaba una altura de 12 metros y representaba a un enorme Zeus sentado, de mirada paternal, con el torso desnudo, coronado por el olivo y la túnica colocada en las piernas.

 Su destino

En el 393, Teodosio abolió los juegos olímpicos y en el 426 Teodosio II desmanteló una parte del santuario pagano que acabó convertido en una iglesia hacia el 450. Luego, dos terremotos entre el 522 y el 551 derribaron las columnas; y finalmente quedó sepultado por el lodo y una capa de tierra. La escultura de Zeus se transportó a Bizancio, donde se destruyó.

En 1829 una expedición francesa de arqueólogos consiguió las ruinas y parte de los frontones, hoy exhibidos con sus fragmentos en el Louvre.

El Mausoleo en Halicarnaso

El Mausoleo, pese a su imagen griega, se construyó en honor a Mausolo, un sátrapa al servicio de los persas que gobernó con mano dura la inhóspita zona de Halicarnaso (hoy es Bodrum, Turquía) desde el 377 hasta el año de su muerte en  el 353 AC.

Le atribuyen a la hermana, y al mismo tiempo amada esposa Artemisia, la construcción de la tumba en honor a su hermano. Al parecer, Artemisia gobernó Halicarnaso dos años más hasta que falleció y luego, otro hermano llamado Idreo finalizó los trabajos.

Vitrio describió con sus palabras

 En Halicarnaso encontramos el palacio del poderosísimo rey Mausolo, adornado totalmente con mármol de la isla de Mármora, que posee unas paredes de ladrillo sorprendentes por su magnífica solidez, embellecidas con un enlucido tal que parecen tener la transparencia del vidrio.

El edificio, asentado sobre terreno sagrado, consistía en un podio de 30 x 36m, donde estaba encapsulada la cámara mortuoria, una sección con 36 columnas jónicas y en la cima una pirámide con 24 escaleras. Había 36 esculturas en mármol que retrataban a personajes que pudieron asemejarse en tamaño a la pieza de Artemisa que se exhibe en el Museo Británico. En la base de hallaban decenas de esculturas, bajorrelieves, pinturas y frescos sobre temas mitológicos.

Pausanias destacó que

Es de tal tamaño y tal belleza que los romanos lo tuvieron en gran admiración y pusieron por nombre mausoleo a sus propias tumbas.

Dos eventos sísmicos golpearon el edificio en los siglos XII y XV, posteriormente los miembros de la Orden de los Caballeros de San Juan usaron bloques del mausoleo para construir un castillo en una isla frente a Halicarnaso en 1494.

En 1846 el Museo Británico envió a Charles Thomas Newton a comprobar la localización exacta de la joya arquitectónica. Algunos de sus hallazgos los envió a Londres y se exhiben en una sala especial.

El Coloso de Rodas

a civilización cretense se mantuvo en Rodas hacia el siglo XVI AC, la civilización micénica construyó asentamientos en esa isla en el siglo XIV AC; en el siglo V AC los persas sometieron a sus habitantes. Tres ciudades se unieron en el 408 AC para formar una potencia comercial cuyo centro capital fue Rodas.

Rodas fue asediada entre el 305 y el 304 AC por Demetrio I. Rodas finalmente salió victoriosa y para celebrarlo, los rodenses decidieron contratar al arquitecto Cares de Lindos y planificaron la construcción de un monumento equivalente a las torres de asalto y armas empleadas en el sitio. EL personaje elegido para rendirle culto fue Helios, el dios del Sol, cuyo santuario implicaba una iniciación misteriosa,

El monumento

La estatua, fabricada en el mismo bronce proveniente de las armas dejadas durante el asedio sufrido en Rodas, tardó 12 años en ser terminada. Su base fue de mármol blanco y la figura se elevó hasta 33. de altura. Lo que puede ser leyenda es su localización, pues hubiera sido imposible que las 70 toneladas que pesaba hubieran sido soportadas por los débiles terrenos de la zona portuaria de Mandraki. Nadie ha encontrado, todavía, los restos de este coloso mítico.

El coloso cayó derivado por un terremoto en el 223 AC. Las bases cedieron, la estatua se rompió y su caída fue considerada como un mal augurio, los romanos saquearon la ciudad en el 43 AC y otro terremoto devastó la economía en el 155 DC. Esa situación se mantuvo así hasta que los árabes entraron en la isla en el 654, y en el 672 vendieron el todo el bronce para ser fundido.

En el presente

Entre 1510 y 1522, Rodas fue gobernada por los Caballeros de San Juan, que prepararon una ciudadela con murallas de 12 m. de espesor, y el tema del coloso pasó a ser un símbolo de resistencia hasta tal punto que en el 2008 el alcalde de Rodas anunció que existía un proyecto para reconstruirlo fielmente.

La Estatua de la Libertad, un regalo de Francia al pueblo de Estados Unidos, se colocó en el puerto de Nueva York. Su creador, Frédéric Auguste Bartholdi, confesó que su inspiración había sido siempre el Coloso de Rodas.

El Faro de Alejandría

El rey Ptolomeo II ordenó la construcción de una torre de 31 x 31 m2 dividida en tres partes, en un extremo de la isla de Faros, la región de Proteo, el Anciano del Mar, el dios de las metamorfosis. Homero, en la Odisea, habló de un lugar peligroso cerca de Egipto que identificó de este modo:

Allí, en medio del mar encrespado, se encuentra una isla situada delante de Egipto, a la cual llaman Faros

La función de esta estructura que adoptará el nombre de la isla consistía en orientar a los barcos y dirigirlos hacia los dos puertos de la ciudad: el Puerto Grande, reservado a los barcos de guerra y la flota del rey; y el Eunostos, o el del Buen Regreso, donde se comerciaban cientos de productos. Los trabajos de esta obra, de 120. de altura y dotada de espejos gigantes en la cima que reflejaban la luz, se terminaron hacia el 283 AC.

En Cádiz, hacia el 1145, un almirante llamado Bin Maymún, de la flota almorávide, hizo que destruyeran el faro en busca de un tesoro que nunca existió.

Las ruinas del Faro de Alejandría se desplomaron por el terremoto de 1303. Ahora lo que existe es el fuerte de la época del sultán Kait Bey, construido en el 1447 con parte de sus ruinas.

La Gran Pirámide de Giza, la Maravilla del Mundo actual

Construcción de la Pirámide de Giza

La Pirámide de Giza fu construida en el siglo XXV AC en el Bajo Egipto. Fue construida para el faraón Keops durante 23 años y tras la colocación de 2 millones y medio de bloques de piedra caliza. Tuvo una altura de 146,61m, una inclinación de 51,85 grados y ocupaba 48.000 mt2. La base de la caliza con la cual están hechas las pirámides es piedra nummulítica, es decir, un material formado a partir de organismos unicelulares extintos del Cretáceo. De su revestimiento en caliza blanca sólo sabemos que se derrumbó y fue reciclado en construcciones de El Cairo. Tampoco resistió el piramidión, el vértice de piedra cubierta en oro que estaba en la cima.

Herodoto visitó la pirámide y nos cuenta la historia de la construcción

La pirámide se construyó de este modo: a manera de gradas, que algunos llaman adarves y otros zócalos. Hechos así el comienzo, levantaron las demás piedras con máquinas formadas de maderos cortos, que las alzaban desde el suelo hasta la primera hilera de las gradas. Cuando subían hasta ella la piedra, era colocada en otra máquina levantada sobre la primera grada, y desde ésta era levantada hasta la segunda hilera por otra máquina. Porque había tantas máquinas como hileras de gradas, o bien la misma máquina, siendo una sola y fácilmente transportable, la irían llevando de grada en grada, cada vez que descargaban la piedra.  La parte más alta de la pirámide fue labrada primero, después labraron lo que seguía y por último la parte que estribaba en el suelo y en la más baja de todas.

Otras pirámides de Egipto

La IV Dinastía aprovechó el complejo de Giza con un centro ritual con otras pirámides imponentes: las de Kefrén o Kafra y Micerinos o Men-Kau-Ra. La primera, construida en el S XXVI AC tenía 143,5 m. de altura. La segunda, con 66 m. de altura, estuvo revestida de granito rosado procedente de Asuán. Todos los edificios contaban internamente con pasajes y cámaras secretas, nichos y trampas.

Las Maravillas del Mundo Moderno

En el 2007, una fundación dirigida por el cineasta Bernard Weber propuso crear una nueva lista de las maravillas del mundo moderno a través de una votación masiva por Internet. En el concurso participaron alrededor de 100 millones de personas que definieron las nuevas maravillas del mundo Moderno:

Categorías: Blog

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Blog
Escudo de la Ciudad de Buenos Aires
Escudo de la Ciudad de Buenos Aires

El Escudo de la Ciudad de Buenos Aires tiene su origen desde la misma fundación de esta ciudad. En este...

Close