En nuestro viaje por el Noroeste Argentino no pudimos dejar de visitar la Casa Histórica de la Independencia, comúnmente conocida como la Casa de Tucumán. Esta casa es muy importante para la historia de nuestro país, ya que allí fue donde se declaró la Independencia de la República Argentina.

En este artículo Casa Histórica de la Independencia – Su historia vamos a hablar sobre la casa propiamente dicha, su historia, su reconstrucción y cómo es el museo que se encuentra en la actualidad.

Historia de La Casa Histórica de la Independencia

Por el año 1816 la Ciudad de Tucumán era un pueblo de 6000 habitantes. Sus edificaciones públicas o religiosas, entre ellas el Cabildo o la Catedral, no se encontraban en el mejor de los estados.

Es por ello que el Congreso reunido para declarar la Independencia de las Provincias Unidas de Sur del Río de la Plata, el 9 de julio de 1816, lo hizo en una casona  colonial, conocida popularmente como la “Casa de Tucumán” y cuyo nombre es la “Casa Histórica de la Independencia”.

De la antigua casona sólo se conserva el salón donde se juró la independencia, fue reconstruida en 1943, donde se ha recuperado el aspecto inicial.

En 1941 se declaró Monumento Histórico Nacional.

La casa pertenecía a Francisca Bazán de Laguna y estaba situada en la calle Rey, actualmente Congreso Nº 51, a metros de la Plaza Independencia.

Se construyó cerca de 1760, por Diego Bazán y fue regalo de boda de su hija Francisca, la cual se casó con Miguel Laguna.  Esta familia tuvo una numerosa descendencia y la propiedad siempre estuvo en su poder.

Se alquiló desde el año 1812 hasta 1815 por el Primer Triunvirato, para alojamiento militar.

Luego el Gobernador Bernabé Araoz, ordenó al Estado que, alquiler de por medio, sea utilizada para instalar en ella la caja General, la Aduana Provincial y los Almacenes de Guerra.

En ella, como ya dijimos, un cuerpo de delegados de la mayoría de las Provincias Unidas del Río de la Plata, conocido como el Congreso de Tucumán, proclamó la declaración de independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816.

Luego de que el Congreso realizara su última sesión, en enero de 1817, la casona volvió a sus dueños, hasta que en 1874 el gobierno nacional adquirió la propiedad.

Casa Histórica de La Independencia
Casa Histórica de La Independencia

Construcción original de La Casa Histórica de la Independencia

La Casa Histórica de la Independencia era una típica casona de la época colonial.

Estaba constituida por una sola planta y tenía un patio rodeado de habitaciones. En una de ellas adaptada para el evento, fue donde se realizó la Declaración de la Independencia. Se trataba de un salón de 15 mts de largo y 6 de ancho.

El gobernador Bernabé Araoz facilitó el mobiliario, como el escritorio y el sillón presidencial, los demás muebles fueron provistos por el Convento Santo Domingo y san Francisco.

Estaba compuesta por tres pabellones paralelos a la calle unidos por cuartos y galerías, definiendo los patios por distintas jerarquías.

En el primer pabellón se localizaban las habitaciones de la familia y las salas de reunión; en el segundo y más importante, el dormitorio principal, la gran sala y el comedor, y en el fondo, el pabellón donde se encontraban la habitaciones de los criados y esclavos, la cocina y las letrinas.

Casa Histórica de La Independencia en 1869
Casa Histórica de La Independencia en 1869

Reconstrucción de La Casa Histórica de la Independencia

Cuando la Casa Histórica de la Independencia pasó a manos del Estado Nacional, por un decreto de junio de 1874, se dispuso su reparación.

Lamentablemente durante la Presidencia de Nicolás Avellaneda, se iniciaron los trabajos pero cambiando totalmente la fachada. Esta se sustituyó por otra de estilo greco romano, con una portada  central de medio punto y seis ventanas a la calle. Esto hizo desaparecer la clásica portada colonial de columnas salomónicas con sus dos ventanas laterales de rejas voladas.

También se hicieron obras en las salas y habitaciones, pero por lo menos se respetó la Sala de la Jura.

En esa época la casa fue destinada para ser sede de  Oficina de Correos y Telégrafos.

Intento de restauración de La Casa Histórica de la Independencia

En el año 1890, el Presidente Carlos Pellegrini decidió restaurar la Casa Histórica de la Independencia que amenazaba con derrumbarse.

En 1896, se retiró la Oficina de Correos y telégrafos, para iniciar las obras, pero nunca se llevaron a cabo y el edificio siguió abandonado.

Segunda reconstrucción de La Casa Histórica de la Independencia

En el año 1902, tal deplorable era el estado de la Casa Histórica de la Independencia que ya no se pensó en restaurarla sino en demolerla, con la sola excepción de la Sala de la Jura. Así quedó plasmado en un decreto del Presidente Julio A. Roca

En septiembre de 1904, el mismo Roca inauguró las nuevas instalaciones.

En la casa se habían revocado los muros, renovado los cimientos y el techo, arreglado pisos y puertas. Lo que eran las salas que daban a la fachada y la mitad del primer patio quedó convertido en un patio con jardín, con dos bajorrelieves de 4 mts por 12 mts fijados en ambas paredes.

Relieve de La Jura de la Independencia (Lola Mora)
Relieve de La Jura de la Independencia (Lola Mora)

En 1916, se expropió el terreno que había en el fondo de la casa para levantar igual frente sobre la calle 9 de julio que el que tiene la misma sobre la calle del Congreso, lo que no se llegó a realizar.

Reconstrucción final de La Casa Histórica de la Independencia

En el año 1940, el edificio estaba otra vez en ruinas y se decidió demolerlo y sólo se conservó el Salón Histórico.

Para ello se promulgó una ley de protección de monumentos, mediante la cual se debía reconstruir la casa Histórica tal cual existía en 1816.

Para la realización de estos trabajos, se contrató al aquitecto Mario Buschiazzo, quien buscó en los archivos de tribunales, en el de la Dirección Nacional de Arquitectura y en muchos otros lugares que consideraran datos que lo orientaran para comenzar su obra.

No encontró planos de la fachada primitiva, pero le sirvieron las fotografías tomadas por Paganelli en el año 1869, y se asumió que la casa no había tenido modificaciones entre 1816 y 1870.

En el año 1943, en presencia del Presidente Pedro Pablo Ramírez, se inauguró la nueva estructura.

Aljibe en la Casa Histórica de La Independencia
Aljibe en la Casa Histórica de La Independencia
Patio de la Casa Histórica de La Independencia
Patio de la Casa Histórica de La Independencia

La Sala de la Jura

La Sala de la Jura  suele llamarse al lugar donde los Congresales de 1816 proclamaron y juraron la Independencia. Hay razones para creer que antes eran dos salas separadas por una pared o tabique con puerta y que en ese momento histórico se tiró abajo la pared divisoria para dar más amplitud.

Datos curiosos de la historia

  • Solía creerse, hasta hace pocos años, que la casa había sido cedida por una familia y que vecinos habían prestado sus muebles. Pero en el año 1976, se encontraron los recibos que dicen que la misma fue alquilada a sus propietarios.
  • Existe una incongruencia acera de las puertas de la Casa Histórica de la Independencia.

    Todo surgió como consecuencia de una foto tomada a su fachada por Angel Paganelli, que tomó en el año 1869. La imagen era en blanco y negro, y es el único testimonio de la casa antes de su modificación en 1875.

    Al parecer, alguien coloreó la fotografía y a sus puertas le pusieron el color verde y a sus paredes de su fachada el amarillo. Ello porque en ese momento existía una disposición municipal que prohibía que se pintaran las fachadas de blanco.

    Pero en los comprobantes de Contaduría de los trabajos de 1816, se supo que habían comprado a Juan Ignacio Maldez, el azul Prusia “para pintar puertas y ventanas de la Casa de Congreso”.En el año 1996, se realizaron trabajos de restauración y se encontraron restos azules.

    Desde ese entonces se mantienen esos colores

Actualidad de La Casa Histórica de la Independencia

En la actualidad la casa Histórica Nacional y sede el Museo de la Independencia cuanta con ocho salas destinadas a exposiciones permanentes, archivos documentales y de noticias, una biblioteca y una fototeca.

En el salón Histórico se exhiben los retratos de los 29 Congresales que firmaron el Acta de la Declaración de la Independencia, la mesa donde se firmó dicho acta y los sillones de autoridades de la asamblea.

A través de las salas del Museo, pueden transitar por la historia de Tucumán, desde el período colonial hasta la Declaración de la Independencia.

Horario del Museo

Lunes a domingos de 10,00hs a 18,00hs.

Ubicación del Museo

Congreso 141. San Miguel de Tucumán

Para más información pueden consultar la página del Museo Casa Histórica de la Independencia

Hoteles en Tucumán

Booking.com

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Argentina, Tucumán
Monumento a la Bandera
Rosario – Lugares emblemáticos para conocer

Para nosotros Rosario tiene un encanto especial, ya que fue la primera escapada que hicimos cuando nos pusimos de novios....

Close