Milán es una ciudad sofisticada, glamorosa y cosmopolita de la región de Lombardía.

Es famosa por ser una de las capitales mundiales de la moda, con tiendas de las firmas más importantes del sector.

Es definida también como la capital económica de Italia, por ser uno de los principales centros comerciales y financieros y una de las ciudades más ricas de la Unión Europea y a su vez es sede de la Bolsa de Italia.

Cuenta además con numerosas galerías de arte y museos a través de los cuales podrás conocer la historia y cultura europea.

Una ciudad que no podíamos dejar de visitar y que recomendamos plenamente.

Día 1 en Milán

Llegamos en el tren Frecciarossa provenientes de Roma por la mañana. En esta ocasión, alquilamos un departamento en Airbnb cerca de la estación Milano Centrale, lugar que recomendamos si vas a desplazarte utilizando el metro y el tren. Dejamos nuestro equipaje y almorzamos una rica pizza en un local lindero a nuestro departamento.

Tren Frecciarossa

Partimos hacia el centro de Milán, para ello, tomamos la línea 3 del metro en la estación Centrale FS y nos bajamos en la estación Duomo M3, un viaje de aproximadamente 10 minutos.

Lo primero que vimos al salir del metro fue la Piazza Duomo (Plaza del Duomo) símbolo emblemático y corazón de Milán. La figura central es la Catedral de Milán, monumento de estilo gótico que data del año 1386, a nuestro parecer, una de las más bellas del mundo.

Duomo de Milán

Tuvimos el placer de conocerla por dentro y admirarla en todo su esplendor. En el interior se encuentran más de 3400 estatuas, 50 columnas y 135 pináculos. Cuenta con una cripta a la cual se puede acceder, un mirador y un museo.

Interior del Duomo de Milán

Lo siguiente que visitamos fue la Galería Vittorio Emanuele II, tan bella que merece su visita solo para contemplarla. En ella se encuentran las firmas de moda más prestigiosas como Gucci, Louis Vuitton y Prada.

La galería está formada por dos arcos perpendiculares cubiertos por una bóveda de hierro y vidrio, que se cruzan creando un octágono, con una cúpula de cristal.

Comunica Piazza Duomo con Piazza Della Scalla.

Galeria Vittorio Emanuele
Interior de la galería Vittorio Emanuele

Nuestro próximo destino fue el famoso teatro Alla Scala, uno de los teatros líricos más importantes del mundo. El mismo ha sido lugar de estreno de importantes óperas a lo largo de su historia, como Otello y Nabuco (de Verdi) o Madamme Butterfly (de Puccini).

Teatro Alla Scala de Milán

Continuamos nuestro trayecto y, caminando por Vía Dante, llegamos al Castello Sforcezco, que es otro de los lugares imprescindibles para visitar en Milán.

Se encuentra en la conocida Piazza Castello. Fue construido en 1368 como una fortaleza y luego se reformó para que habitara el Duque de Milán. Más tarde y, luego de que quedara prácticamente destruido, la familia Sforza y, específicamente, el Duque de Sforza, fue el encargado de darle popularidad reuniendo a las personas más ilustres de la época, entre ellas Leonardo Da Vinci.

Castello Sforcezco

Continuamos recorriendo el Parque Sempione hasta llegar al arco Della Pace, que fue ideado en honor a Napoleón Bonaparte, y terminado por Francisco I de Austria, dedicado a la paz.

Parque Sempione

Para finalizar nuestro primer día comimos una picada con Aperol en la trattoria Fresco sobre la Vía Dante.

Aperol en la vía Dante de Milán

Regresando al departamento pudimos contemplar la catedral de noche, un lujo.

Catedral de Milán de noche

Día 2 en Lago di Como

El Lago di Como se encuentra a 50 kms. de Milán, su particularidad es que tiene forma de “Y” invertida. En sus vértices se encuentran las ciudades de Como, Lecco y Cólico (en la parte superior). Además de estas, se pueden visitar las ciudades de Bellagio, Varenna, Tremezzo y Menaggio.

La opción más cómoda, para visitar el Lago di Como, sin dudas es el auto, para poder conocer con tiempo cada uno de los pueblos o algunos que se encuentran a orillas del lago. Nosotros preferimos en esta ocasión, trasladarnos en tren por la rapidez entendiendo que sólo teníamos un día para conocerlo.

En el tren a Varenna

Existen 2 alternativas para ir en tren desde Milán al lago di Como. La primera y la que elige la mayoría de la gente, es tomar el tren en la estación Cadorna y realzar un trayecto de 1 hora hasta las estación Como Nord Lago en donde se puede tomar un ferry hacia los distintos pueblos del lago. La otra, y la que escogimos nosotros, fue tomar el tren hasta estación Varenna-Esino Perledo y, desde ahí, tomar el ferry hacia nuestro destino que era Bellagio.

Llegamos a Varenna que nos pareció preciosa y pintoresca, con unas vistas al lago hermosas.

Varenna
Varenna

Luego tomamos el ferry hacia Bellagio; el viaje duró aproximadamente 20 minutos. Las vistas eran maravillosas. Durante el recorrido divisamos varios pueblitos al margen del lago que daban un tinte especial con sus edificios coloridos.

Varenna

Desembarcamos en Bellagio que parece como sacada de un cuento y es uno de los pueblos más bonitos del Lago di Como. Es famosa por sus callejuelas escalonadas con sus vistas al lago, sus residencias de lujo con preciosos jardines y por su casco histórico.

Calle de Bellagio
Bar en Bellagio

Hoy en día estas mansiones son habitadas por millonarios de todo el mundo, entre ellos el actor George Clooney. Tan deslumbrante es esta ciudad que hasta un hotel lujoso de Las Vegas lleva su nombre.

Almorzamos en un restaurante con vista al Lago di Como, debajo de glorietas colmadas de flores como habíamos visto en muchos films.

Recorrimos de punta a punta el casco de Bellagio, subimos por sus callejuelas, conocimos la basílica Di S. Giacommo y disfrutamos de un riquísimo gelato italiano.

Basílica Di S. Giacommo en Bellagio
Gelato italiano

Nos habían recomendado este paseo, habíamos buscado en redes todo lo relacionado con este sitio, pero nada se compara con la experiencia de contemplarlo personalmente. Los invitamos a que conozcan y se enamoren del Lago di Como y de los pueblitos que lo rodean.

Caminando por Bellagio

Día 3 en Monza – Navigli

A la ciudad de Milán viajamos en el mes de septiembre y coincidió con el Gran Premio de Italia de Fórmula 1.

Maxi es fanático de la escudería Ferrari y con antelación había sacado la entrada para ir con Fran.

Este día partieron temprano en la mañana y tomaron un metro en la estación Centrale hasta Porta Garibaldi, desde donde partían los trenes exclusivos hacia el autódromo de Monza.

En el bosque de Monza

Además de la carrera en sí, todo el entorno del evento los emocionó, desde el ingreso, poder ver los stands de las escuderías, la euforia de la gente y las actividades que se desarrollan previas a la competición, más aún porque el triunfo fue para Ferrari.

Ferrari

Mientras tanto, Débora tuvo un día completo y sola en la capital de la moda.

Por la mañana, tomó el metro hasta la estación Montenapoleone de la línea M3, a fin de conocer el famoso “cuadrilátero de la moda”. Llamado así porque se encuentra delimitado por 4 calles: vía Monte Napoleone, vía Alessandro Manzoni, vía Della Spiga y Corso Venecia.

Aquí se encuentran las casas de los mejores diseñadores.

Luego de deleitarse con diseños de ropa, joyas, perfumes, continuó camino por la calle Corso Vittorio Emanuele, que es una peatonal muy concurrida y une la Piazza Duomo con Piazza San Babila.

Corso Vittorio Emanuele

Adoró ver nuevamente el Duomo y continuó caminando por la vía Giuseppe Mazzini hasta llegar al barrio de Navigli.

Canal de Naviglio

Navigli tiene dos canales, Navigli Pavese y Navigli Grande. En las orillas de ambos canales se encuentran numerosos restaurantes y bares para disfrutar tanto de día como de noche. Aquí almorzó un rico risotto en Frank Pummarola

Risotto

Hoteles en Milán

Booking.com

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *